martes, 29 de julio de 2014

Fallece Clemente Vasquez Mateo, primer testigo juicio por genocidio y deberes de humanidad, contra el pueblo Ixil




La tierra tembló porque ella sabía que la impunidad no había sido todavía vencida: tembló de ira, y con toda razón. Pero a la larga la tierra, la madre, volverá a reconocerse en este mundo que miente cada vez que dice que es eterno como la impunidad y la injusticia” Eduardo Galeano
Durante la la noche del día 28 de julio, los medios de comunicación televisivos y escritos anunciaron en vasta notas breves que en el occidente del país llovía y temblaba; en la región central fuertes vientos y tormentas; la naturaleza nos informaba que pronto nos dejaría un gran hombre, uno más de los miles de hombres y mujeres que lucharon toda su vida buscando paz a travez de la  justicia por el genocidio sufrido y los crímenes de lesa humanidad cometidos por el Ejército de Guatemala.
En la madrugada de hoy (5:00 a.m del 29 de julio 2014) el señor Clemente Vásquez Mateo falleció, en su casa de la aldea Villa Hortencia Antigua, del municipio San Juan Cotzal. Sobreviviente del genocidio, don Clemente se nos fue con toda la dignidad que caracteriza a su pueblo. Se nos fue dejando a su familia, comunidad y a los pueblos todos de Guatemala, la herencia de su historia, de su lucha, de la verdad de lo que pasó y la tenacidad en la búsqueda de lo justo.
Cómo a tantos guatemaltecos y guatemaltecas a don Clemente le fallo el sistema, al negarles que la sentencia por genocidio quedara en firme, en contra de ex presidente de facto José Efraín Ríos Montt. El Estado de Guatemala le quedó debiendo justicia a don Clemente, a cambio de su dolor y valentía le devolvió impunidad. Pero don Clemente no nos falló a nosotros y nosotras, no le quedó a deber a la vida en lo justo y nos dejó su testimonio en la sentencia por Genocidio.  El señor Clemente, despojado por el ejército de tierras, cosechas, familia nos heredó lo que nunca pudieron arrebatarle: Dignidad, Memoria y el ser Justo.  
Primer testimonio en la sentencia por genocidio y deberes contra humanidad, (transcripción literal) Clemente Vásquez Mateo1: declaró que en el año mil novecientos ochenta y dos vivía en Villa Hortensia Antigua. El veintidós de mayo de mil novecientos ochenta y dos el Ejército llegó a su comunidad a quemar la casa. Él fue a buscar unas cosas para su esposa y familia y se fue para el lugar conocido como Guacamaya y cuando regresó al otro día su esposa estaba muerta junto con una nieta. Unos patrulleros le dijeron que lo estaban velando porque su esposa había muerto, ya que él iba llegando con el maíz que había conseguido. También le dijeron que estaba muerta pero que la estaban cuidando porque sino los chuchos se lo iban a comer.
No podían andar de día solo de noche. Cuando llegó su esposa y su nieta están hechos pedazos cuando vio a su esposa tirada empezó a llorar junto con sus hijos. Junto con sus vecinos los fueron a enterrar. Recuerda que lloraba y tenía mucho dolor. A los quince día volvieron a llegar los del Ejército balearon y mataron. Su hermano mayor estaba enfermo y no miraba, estaba junto a su cuñada y solo le dijeron “bájate y lo balearon”. Antes no tenía lámina sino solo basura y paja. Su hermano y su cuñada se quemaron. A los veinte días volvieron a llegar y capturaron a su hermana y su cuñada quienes eran grandes. Recuerda que se las llevaron pero nunca las volvieron a ver, ni vieron a donde las fueron a matar. Perdieron la vida por El Ejercito. Todo lo que tenía en su casa lo perdió piocha, maíz, frijol, café, ropa, piedra, piedra de moler, mesa y todo. Indicó que tiene mucho dolor por eso pide justicia. Vio todo el daño que hizo el Ejército a su familia y a su comunidad. Lo que dice es la verdad. Indico que ir al Cementerio le da tristeza. El Ejército arrasó con su Aldea. Todo fue culpa del Ejército. El Ejército tuvo un destacamento en la Finca San Francisco y él vivía a una “legua”. En el lugar había una cuadrilla en donde había una galera y llegaban mujeres y hombres. El Ejército salía en la noche a violar a las mujeres. El Ejército hizo mucho daño. Una vez que llegaron a Villa Hortensia y los citaron los mataron y ellos se fueron huyendo. Cuando vieron mataron el ganado. Al siguiente día bajaron ya no había nada. Aguantó hambre. Estaba sin medicinas. Solo comían aguacates, guineos y hierbas. No tenían ni sal. “los patojos tenían jiote”. Su sobrino le dijo que mejor se iba del pueblo de noche a visitar a su familia porque ya no tenían salida porque en el camino había emboscada. Cuando llegó con el Alcalde le dijo “Ahora te vamos a castigar, te vas a la cárcel y mañana vas a salir y te llevamos al Destacamento de Chubul”, por lo que su sobrino cumplió. Al otro día llegaron las visitas y le dieron café y shequitas . El Capitán preguntó cuántos eran los que estaban escondidos en la montaña y le dijeron que eran cien por lo que les indicó que el Capitán que: “Ahora van a presentar porque hay amnistía, presente tal día les voy hacer sus pases” porque como los patrulleros velaban cada aldea. El capitán hizo un paso para ir atraer a los demás compañeros del pueblo. Cuando los fue atraer el Capitán dijo que pasaran al Juzgado que llevaran libro, maíz, para lo patojos. Unos patojos se quedaron en el camino porque no aguantaron. Su esposa Elena Maldonado Lux quien tenía aproximadamente cincuenta años y su nieta se llama Elena Cardona Maldonado. Su hermano mayor se llamaba José Vásquez Mateo y su esposa María Canta, murieron porque quemaron la casa. A teresa López la fueron atraer y la mataron en un río pero su esposo Paulino Pínula está vivo. La mataron junto con Manuel León. A los Patojos los recogieron unas personas. Mataron a Teresa López, Manuel León, Juana López, y Fabián Pínula a quienes los tiraron en un río. Juana lux tenia aproximadamente veinticinco años a quien mataron en la Aldea. En Villa Hortensia el Ejército mató aproximadamente a cincuenta personas y seis de su familia. Reconocieron a las mujeres que eran Cotzales por sus rebozos, unas estaban apuñaladas y con bala. Fue una desgracia lo que sufrió la comunidad. Habían personas que murieron en la montaña, murieron mujeres embarazadas. Estaban escondidos pero por las balaceras de los helicópteros solo abrazaban los palos. Murieron niños y bebés, quienes también murieron camino a Cunén. Un señor grande murió en el camino y lo enterraron. A unos muertos se los comieron los perros por lo que los enterraron. A su esposa la exhumaron. Manifestó que pide justicia y que los hechos no se vuelvan a repetir. A su declaración se le otorga valor probatorio por las razones siguientes: a) Narra la forma en que llegó el Ejército a su comunidad. B) Indica como quemaron su vivienda. C) Indica cómo llegaron a matar a sus familiares. D) Hace ver que murieron bebés, entre las personas que mataron en la comunidad. E) El testigo indicó claramente que vio lo ocurrido.
1 Consultado http://www.paraqueseconozca.blogspot.com.es/; 6ta parte, sentencia por genocidio. Sentencia C-01076-2011-00015 OF.2º . Folio 367 y 368; consultado el día 29 de Julio de 2014.

miércoles, 2 de julio de 2014

Ofensiva de la memoria: Esta es Nuestra Historia, Esta es Nuestra Memoria


30 de junio de 2014

No nos confundamos, no nos equivoquemos. El Ejército de Guatemala fue creado en 1871 para la defensa de los bienes y privilegios -obtenidos a base de expolio, robo y explotación- de la oligarquía nacional, los ricos y el capital transnacional. Encontramos las pruebas en la historia de nuestro país: este ejército nos metió en un encierro de dictaduras y violencia hasta el 1 de julio de 1944 cuando la revolución nos liberó de Ubico, pero después el ejercito traicionó a Arbenz permitiendo y facilitando que la intervención de EEUU en 1954 nos volviera al encierro de dictaduras y pobreza a través del estado contra insurgente. Hoy este ejército encabeza las estrategias y mecanismos de las concesiones mineras, hidroeléctricas y de monocultivos. Este Ejército nunca en su historia desde su fundación, ha defendido nuestras fronteras. Ni la soberanía. Ni a los pueblos que conforman este país.
El Ejército de Guatemala ha sido garante de el entreguismo de nuestros bienes naturales a manos extranjeras. Y se ha pagado su servilismo fiel, acumulando bienes robados y entregados a sus altos mandos, quedándose con los negocios del crimen organizado que él mismo creó y fortaleció en la última guerra que vivió nuestro país. Quienes en la guerra fueron sus “grandes estrategas e inteligencias” hoy comandan los equipos de seguridad de los megaproyectos y crimen organizado que día a día sumergen en la inseguridad, el miedo y la miseria a Guatemala.

Aún cuando nuestra historia este plagada de agresiones, humillaciones y muerte, es vital a nuestra existencia, nombrar las verdaderas fuerzas de este pueblo, de esta gente, de las millones y millones de personas que a lo largo y ancho de nuestra historia y por nuestra memoria, han resistido, han luchado, han avanzado. La perseverancia, amor y compromiso por la vida nos han llevado a obtener significativas victorias que van desde la Revolución de octubre de 1944 hasta la condena a 80 años por genocidio y crímenes de deberes contra la humanidad al General José Efraín Ríos Montt.


 En Junio de 1954 El Ejército en alianza con la oligarquía conservadora y la CIA, rompen violentamente el proceso revolucionario y dan golpe a nuestra dignidad, instaurando el militarismo y la muerte como forma de gobierno. En Mayo de 2013 ese mismo ejército hace alianza con el sector empresarial aglutinado en el CACIF y mandan abajo de forma violenta el juicio por genocidio y su consecuente sentencia. Dos cosas nos quedan claras en estos hechos: El Ejército y los ricos siguen unidos para garantizar la impunidad, la violencia y mantener a nuestro pueblo en el siglo 19. Y que ahora más que nunca necesitamos recrear desde la memoria colectiva formas alternativas de lucha y organización para una vida mejor de nuestros pueblos.

 Hace 15 años, un día como hoy, salimos por primera vez a las calles, como alguna vez lo hicieron nuestras abuelas, tíos, madres, padres, hermanas. Salimos a las calles buscando verdad y justicia y encontramos en nuestra memoria colectiva que la mejor forma de honrar la vida y el compromiso de nuestros desaparecidos, desaparecidas, masacrados, masacradas, asesinadas, asesinados, exiliadas, exiliados, desplazadas, desplazados, ultrajadas, es continuar con su legado, su ejemplo, sus luchas. Seguir su camino hacia la emancipación de nuestros pueblos, caminando nuestros propios pasos.



 Este ha sido un año importante año para nuestra memoria histórica, este año se cumplieron 15 años de la entrega del informa de la Comisión del Esclarecimeinto Histórico que reconoce entre otros crímenes el de genocidio, 15 años de la salida a luz del diario militar donde aparecen las pruebas que nuestras madres y padres fueron desaparecidos por el Ejército de Guatemala. Pero también ha sido un año importante para nuestra memoria colectiva, se han devalado los planes autoritarios y militaristas del gobierno actual, dejándonos en claro sus características formas Ubiquistas y Aranistas. Nuestra vida esta en peligro, nuestros recursos son entregados a empresas transnacionales, el crimen organizado y las mafias se enquistan en las estructuras del Estado. Nuestro erario público se va a la defensa de los intereses transnacionales, cuando lo que debería de ser nuestra policía nacional y fuerzas de seguridad pública, nos despojan y desalojan defendiendo intereses mineros, hídricos y energéticos de empresas extranjeras.





Ha llegado el momento de que luchemos juntos y unidas por nuestra sobrevivencia como pueblos, comunidades y colectivos, retomemos todas las formas de lucha, con esa creatividad y amor que históricamente nos ha caracterizado, con esa fuerza que viene de los abuelos y las abuelas. Con toda nuestra memoria, para poder tener futuro. Es momento de convocarnos a la defensa de la vida, de salir a las calles, de hablar, de comunicarnos y crear las luchas y modos necesarios para que la vida prevalezca sobre la muerte. Y entonces florecer, que Guatemala Florezca, como lo ha hecho tantas veces, como esta grabado en nuestra memoria histórica, como lo demanda nuestra memoria colectiva, como debe de ser. “Hemos vivido mil años de muerte/ en una patria que será toda/ una eterna primavera”. 
 
Esta es nuestra historia
Esta es Nuestra memoria
Nuestra lucha es por la Vida
H.I.J.O.S. Guatemala
No Olvidamos, No perdonamos, no nos Reconciliamos




miércoles, 30 de abril de 2014

Gracias al "glorioso Ejército”

Gracias por defender esta patria, aunque jamás hayan librado una batalla contra ejército extranjero.

Gracias “glorioso Ejército”!
Por nacer de mano de dictador para controlar a los indios sucios e “irreverentes”,
Gracias por “librarnos” de todo mal y comunista.
Sobre todo de aquellos que repartieron tierra e esos “indios necios, apestosos e insolentes”,
No digamos de aquellos que se atrevieron a construir escuelas, seguro y sindicatos.

Gracias al glorioso ejército, que “libero la patria del comunismo” y neutralizó marxistas.

Gracias al glorioso ejército que sometió al orden a la muchedumbre y educó a sus hijos en el respeto a la bandera, al glorioso himno, a nuestra Guatemala, que solo es una, no las veintitantos que quisieran esos “indios tercos y separatistas”, la “Guatemala pura”, tan hermosa, tan república, tan “chapin”.

Gracias Ejército de Guatemala.
Por su “heroica victoria”
Porque solo gracias a ustedes y no a los petas
heredamos este país de ¡inmundicia!

gracias por construirnos este país de miedo y de ¡violencia!
¡Gracias “glorioso Ejército”! por heredarnos sus pistolas, su hombría, su machismo y su gallardía,

Gracias “glorioso Ejército”! por enseñarnos que aquí matar es la consigna, que no gana el que debate sino el que silencia, que aquí no hay que construir la vida sino arrebatarla,

Gracias “glorioso Ejército”! por enseñarnos a usar los puños, las armas, la macana y la tortura, la violación…sobre todo cuando el enemigo se encuentra totalmente desarmado,
pero sobre todo cuando sean niños, niñas, mujeres, estudiantes, ancianos, ancianas, mayas, pobres, y cualquier hombre y mujer honesta, que salga todos los días a trabajar con la esperanza de construir un mejor día para sus hijos e hijas.

Gracias “glorioso Ejército” de Guatemala, porque hoy gozamos de su ¡violenta y maldita victoria en contra de la vida!.

Gracias al “glorioso Ejército”! por derrocar la primavera de los 10 años , por evitar, con la “eliminación del comunismo”, otra posibilidad de vida.
Porque gracias al “glorioso Ejército” no somos Venezuela, con sus “peligrosas” misiones por la educación, la salud y la vivienda digna.

Porque gracias a ellos no somos otra Cuba, con sus miles y “peligrosos” médicos graduados cada año, con sus “peligrosos” aportes mundiales en la salud, en las artes y el deporte, con su sociedad sana y culta, llena de vida y de paz.

Gracias “glorioso Ejército”!!! Porque hoy vivimos su victoria,
en los pilotos asesinados,
en las estudiantes ultimadas,
en las mujeres ultrajadas,
en las extorciones diarias,
en las “maras” armadas y sanguinarias gracias a kaibiles y oficiales…
en los desfalcos millonarios,
en los gobiernos criminales,
en la abundancia de las drogas,
En las matanzas de los narcos (donde los militares hicieron su otro imperio)
En la soledad de las madres que siguen perdiendo a sus hijos
En las calles y los estadios violentos,
En los linchamientos…


Gracias a ustedes y no a los poetas!

En 2010 una mujer se propuso, reducir los altos índices de impunidad y de violencia que imperaban en la Guatemala heredada del genocidio. Al 2014 logró reducir en un 23% los índices de impunidad encarcelando a grandes capos y células completas del crimen organizado, así como a personajes claves de la vida económica y política del país por sus vínculos criminales; entonces lo más reaccionario del Estado, la oligarquía y el Ejército se cohesionan para impedir que el miedo, el terror y la impunidad que protegen sus privilegios se desvanezca. El objetivo: la mujer de prominentes apellidos que evocan doblemente a la Paz, quien desde 2010, hizo posible la justicia en un país de impunidad.

Raúl Nájera.
29 de abril de 2014.

viernes, 25 de abril de 2014

Saludomos a nuestros Hermxs HIJOS e HIJAS y al Pueblo de Colombia, en su lucha por alcanzar la Paz con Justicia, Memoria y Verdad



Porque todos Somos H.I.J.O.S. E HIJAS del despojo, del racismo, del colonialismo, pero también
de la resistencia, del amor y la dignidad de esta América nuestra.

Desde esa historia y por esa historia, que es nuestra, que nos pertenece nos entendemos como sujetos políticos de transformación.

Porque no somos víctimas o efectos colaterales de ninguna guerra, somos la memoria que se niega a claudicar, somos la memoria hecha verbo, y la memoria que nos traerá la posibilidad de un futuro digno, necesario y justo.
En Guatemala vivimos una guerra de alrededor de 40 años.

La necesidad de imponer un proyecto político-económico por las elites de poder tradicional y la imposibilidad de mantener la resistencia armada por parte de los movimientos revolucionarios, llevó al cese al fuego y posteriormente la firma de los acuerdos de paz en 1996.
Luego de la violencia prolongada, se logro establecer una agenda mínima de cambio, que buscaba una salida política a lo que las armas no lograron.

Fueron tiempos de esperanzas y grandes expectativas en la población.
Mientras cientos de exiliados y miles de desplazados hacían el retorno, los combatientes se desmovilizaban y regresaban a casa; mientras las esperanzas del reencuentro y la posibilidad de que los derechos políticos fueran restituidos, la oligarquía y el capital transacional, a solo solo 9 meses de la firma de la paz, privatizaron los servicios públicos y la mayoría de bienes del estado.

La paz fue un esfuerzo democrático en un país de tiranías, aun así, los pueblos originarios y las grandes mayorías empobrecidas fueron excluidas por el estado, y la comandancia guerrillera no tuvo la capacidad de darles la voz y el lugar dentro de los diálogos de paz. Pese a todo creímos en la paz, soñamos por la paz.

Es por eso que esas grandes mayorías, excluidas de los procesos de negociación de su futuro en condiciones dignas, deben de tomar su papel histórico para no quedarse al margen, para hacer oír su voz, sus historias, sus resistencias y sus exigencias, para que ese futuro soñado con revoluciones, revueltas y movilizaciones indígenas, campesinas, estudiantiles y populares sea de todos y de todas.

Porque no ocupar esos espacios, es callar, es contribuir a la negación de nuestras historias de vida y resistencia tanto como negar la existencia de nuestros seres queridos arrebatados por el terrorismo de Estado, y ellos, como nuestra memoria, deben de estar siempre presentes, en todos lados, para seguir construyendo una verdadera revolución.

H.I.J.O.S. Guatemala 
No Olvidamos
No Perdonamos
No nos Reconciliamos

video
 

viernes, 7 de marzo de 2014

Comunicado H.I.J.O.S. a razón de la conmemoración del 8 de marzo

“Sos nuestra fuerza cuando resurgimos,
después de nuestro paso por xib’alb’a.
Sos el florecer, la resistencia de nuestros pueblos
en los pensamientos de los que recién retoñan”.

Manuel Bolom Yaxcal

Alrededor del mundo, miles, millones de mujeres toman calles, púlpitos, tarimas, megáfonos, micrófonos y alzan la voz.  Mujeres de diferentes orientaciones políticas, creencias religiosas, afirmaciones ideológicas exigen el respeto a sus derechos humanos fundamentales como parte de “una minoría”, de “un sector de la sociedad”, como si las mujeres no fuéramos más de la mitad de la población mundial.  Los diarios se llenan de publicidad celebrando a la dadora de vida, la reproductora de cultura. Ofertas del mercado a la más linda del hogar.  Saludos y reconocimientos a la siempre ausente de la Historia Oficial, la que en los relatos épicos de conquistas, revoluciones y reformas tiene un papel secundario, solo siendo un soporte al cumplimiento del la “Misión trascendental del Hombre”.

Hoy 8 de Marzo del 2014, nuestro saludo no va dirigido a esa mujer pilar de la sociedad, al soporte de la historia, a la mujer ideal, a la siempre sacrificada, la que da la vida por sus hijos, la que forma los hombres honestos y buenos del futuro. No, nuestro saludo va a todas esas mujeres de las que somos hijas e hijos, de las que nosotras también somos parte. La mujer irreverente, la rebelde. La que consciente de sus diferentes opresiones ha luchado por liberarse y liberar a sus hijas, hermanas, nietas, a su pueblo y a su tierra. Esa mujer que nunca pretendió ser protagonista de ninguna historia, ni cumplir papel transcendental alguno, que ha hecho siempre lo que ha creído necesario hacer, la puta, la loca, la insurrecta, la alzada.  Nuestra madre, nuestra abuela, nuestra hermana, nuestra historia.

Hoy cuando habitamos en un mundo que pareciera no se ha movido de sus viejas ideas de dominación, al borde de nuevas guerras imperialistas, sofocados por corrientes fascistas, temerosos de los rezagos de la economía capitalista, sintiendo en nuestros cuerpos y territorios la dominación patriarcal.  Hoy 8 de marzo, cuando el mundo de los hombres dedica 24 horas de tiempo-espacio a la vida de las mujeres, hoy precisamente, no podemos dejar de pensar en esas mujeres en movimiento, mujeres vida, mujeres sol. En nuestras abuelas, inspiración de nuestras familias.

Hoy saludamos a las oprimidas, las invisibilizadas de la historia. Las que ahogaban a sus hijos en los ríos para no dar mano esclava al conquistador, a las que intentaron usurparle cuerpo y voz, y las obligaron a parir hijos mestizos que luego las negaron.  Las que siempre tuvieron dueño, pertenecientes a sus padres o hermanos, quienes luego las vendían al finquero casi como esclavas, las absolutamente nadie. A las organizadas en las ligas campesinas, las educadoras, las alfabetizadoras. Esas mujeres que al parir no moldearon hijos para el patrón, concienciaron con su historia y su amor.   Esas mujeres Ojos Color Sol, que hay vida solo porque ellas se mueven. Porque por mujeres como Juana, Luz Hayde, Flor de María, Rogelia, Nora, Clemencia, Isaura, esas mujeres que por las que “ya nadie sabe ser feliz a costa del despojo, gracias a ellas y a sus ojos”. 

Y no es un día, más bien es una época, una oportunidad para celebrar la vida, la lucha y dignidad de esas Mujeres Memoria, Mujeres Historia.  De las que nos arrebataron, pero que de muchas formas siguen entre nosotras y nosotros. También de las que hoy continúan aquí, siguen aquí, caminando como Sol, mujeres flor, mujeres paz, marcando el paso para nuestra liberación. Hoy nuestro saludo para ellas, todas ellas, y nuestro compromiso en mantener la coherencia que nos han marcado, nuestro compromiso de mantener la esperanza.  Nuestro compromiso en seguir luchando por la liberación de nuestro pueblo, como ellas nos han enseñado.

H.I.J.O.S. Guatemala 
No Olvidamos, No Perdonamos, No Nos Reconciliamos.


 

lunes, 24 de febrero de 2014

A 15 años de la entrega del informe: CONMEMORAMOS LA DIGNIDAD, LA VERDAD Y LA VIDA

 
El año 1999 marca un hito en nuestra Memoria Histórica como pueblos de Guatemala.  Habían pasado  poco más de dos años de la Firma de los Acuerdos de Paz, un poco más de un año de que la iglesia católica publicara el informe Remhi y el posterior asesinato de Monseñor Juan Gerardi.  15 años de que un grupo de familiares, en su mayoría mujeres, se organizaran para exigir el aparecimiento con vida de los detenidos-desaparecidos.  Pese a los fantasmas de la muerte y el desamparo, el miedo aún tras las esquinas y el silencio en los labios de muchos, un hilo de esperanza y la posibilidad de reconstruir juntos y juntas un país con justicia, recorría las calles, montañas y valles de Guatemala, con la entrega del informe elaborado por la Comisión para el Esclarecimiento Histórico -CEH- Memorias del Silencio, el 25 de febrero.  Hoy hace 15 años.

El informe Memorias del Silencio, es la sistematización condensada, del grito de dolor y desesperación de alrededor de 36 años de historia de los pueblos guatemaltecos, narra la historia de  vergüenza e infamia, ignominia y  terror.  En 12 tomos la CEH (auspiciada por las Naciones Unidas) expone en sus conclusiones el carácter excluyente, racista, desigual, autoritario y violento del estado de Guatemala hacia la población indígena, mestiza pobre y todo aquel o aquella que luchara en favor de la justicia y la igualdad social, llegando a implementar mecanismos de terror desde la desaparición forzada, violencia sexual y tortura sistemática hasta los hechos de genocidio.


La Comisión se plantea la reconstrucción  y entendimiento de uno de los momentos de nuestra historia más dolorosos.  Con el objeto de presentarle a las nuevas generaciones un espejo de nuestra realidad se propone recabar, analizar y exponer desde la imparcialidad nuestra historia reciente.  Y con esto da continuidad al esfuerzo de años de las víctimas, sobrevivientes, testigos y organizaciones sociales de obtener de todos los implicados en el conflicto, memoria, verdad y justicia.  El Informe significó entonces una posibilidad de construir desde el Estado (a través  del reconocimiento y responsabilidad de los implicados) un proyecto político de Nación en favor de las mayorías y el bien común. Bajo estos preceptos la Comisión realiza al Estado en su conjunto, cinco grandes recomendaciones orientadas a: La memoria de las víctimas; la reparación; el respeto a los derechos humanos y la promoción de la cultura de paz; la justicia;  y el respeto y reconocimiento de la nación multiétnica, plurilingüe y multicultural.

En lo relativo a las Medidas para Preservar la Memoria de las Víctimas,  la Comisión considera  a la Memoria Histórica individual y colectiva como fundamento de la identidad, a la vez hace énfasis en la importancia de la memoria de las víctimas y como ésta rescata los valores y lucha por la dignidad.  Sin embargo, el Estado no ha realizado esfuerzos reales por escuchar lo que las víctimas tienen que decir, se ha re victimizado y muchas veces manipulado y utilizado para fines políticos partidistas.  En la actualidad, ha llego incluso a negarse esta memoria, desde instituciones del Estado creadas para reivindicarla, y no digamos políticas que incluyan la memoria histórica en por ejemplo el pensum de estudios.

La CEH recomienda Medidas de Reparación a las Víctimas, que incluyen restituciones de derechos y tierras, reparaciones económicas individuales y colectivas, creación de políticas y mecanismos para la búsqueda de los desaparecidos y la situación de niños también desaparecidos, políticas de exhumaciones con pertinencia cultural y respeto a las víctimas y sobrevivientes,  apoyo psicosocial y jurídico, así como la creación del Programa Nacional de Resarcimiento cuya responsabilidad era regular y protagonizar la adecuada implementación de estas medidas.  El PNR y sus principales esfuerzos han devenido en reparaciones materiales, con engorrosos trámites, ensombrecidos por tráfico de influencias y priorización arbitraria.  No solo no fueron creadas las políticas para la búsqueda de personas, sino por el contrario el programa negó la desaparición forzada al obligar a los familiares a establecer la muerte presunta de sus desaparecidos para aplicar al resarcimiento. 

En las Medidas orientadas a fomentar una Cultura de Respeto Mutuo y de Observancia de los Derechos Humanos, los avances en esta materia en el país, se ven gravemente amenazados con la criminalización que existe hacia los defensores y defensoras de derechos humanos y las luchas sociales, provocando nuevamente el hostigamiento y ataque a quienes se atreven a defender sus derechos.

Las Medidas para fortalecer el proceso democrático, se enfocan en el fortalecimiento del Sistema de Justicia para acabar con la impunidad imperante, así como la reformulación  y delimitación de las funciones del Ejército, la policía, el respeto al derecho consuetudinario y las formas de resolución de conflicto de las comunidades y pueblos de Guatemala.  Pasos importantes se han dado,  como el enjuiciamiento de militares involucrados en graves violaciones a los derechos humanos,  sin embargo, instituciones creadas para el fortalecimiento democrático como la Corte de Constitucionalidad, han mancillado estos logros y aciertos. Prueba de ello su última acción en contra del mandato de la Fiscal General al frente del Ministerio Público.

Otras recomendaciones para Favorecer la Paz y la Concordia Nacional, se explayan sobre la necesidad de la participación de todos los sectores, de todos los pueblos.  Hablan sobre la necesidad de fomentar el análisis, la investigación y el dialogo nacional.   Hace énfasis en superar el racismo y buscar mecanismos de la equidad. Hemos sido testigos de como el Estado toma decisiones contrarias a todas estas disposiciones, promueve el despojo de los territorios y solapa el odio que promueven algunos grupos vinculados a sectores militares involucrados en graves delitos en el pasado.

Los pocos avances en estos aspectos son aislados y no son parte de un proyecto de nación que responda a las recomendaciones de la CEH, ni los Acuerdos de Paz.  Y en los dos últimos años parece que lo poco alcanzado se ha venido abajo. Desde el gobierno central han tergiversado los planteamientos del informe, se han renombrado las cosas, las reformas educativas han negado la nación multiétnica, plurilingüe y multicultural. Se ha solapado y dirigido desde las instituciones estatales el saqueo y expolio de territorios.

Han sido los propios sobrevivientes, víctimas, testigos, organizaciones sociales y comunitarias, quienes han tomado como suyos (pues no hay dueño más legitimo que nosotros) el Informe Memorias del Silencio. Uno de los esfuerzos espejo de nuestra sociedad, cada palabra, cada historia, sus conclusiones y recomendaciones han sido tomadas en cuenta, como continuación de nuestros caminos de memoria, otras veces como punto de salida, de encuentro o reivindicación. Por ello conmemoramos la dignidad y la verdad. Lo poco que se ha logrado ha demostrado que la justicia es un derecho de las víctimas y contribuye a fortalecer el estado de derecho en nuestro país.

Hoy a 15 años de su entrega, tomamos nuevamente esa memoria en nuestras manos y reivindicamos su carácter, naturaleza y vigencia.  Entendemos que solo haciendo nuestro el Informe, por muy doloroso que parezca, es nuestro y solo haciéndolo nuestro, podremos hacer nuestro el futuro.
COORDINACIÓN GENOCIDIO NUNCA MÁS
Guatemala, 25 de febrero 2014
 
 

miércoles, 18 de septiembre de 2013

Anna-logía Justa



Anna Gabriela no nació. Sin embargo su mamá la enterró. Existe solo en la memoria de su madre,  pero quedó impregnada en el barro de las montañas de Estancia de la Virgen, y se regó hasta el Sumal de los ixiles.
Su pueblo fue para la inteligencia militar un problema de seguridad nacional. En el vieron, según dijeron a la prensa,  la posibilidad de perder la guerra.
En reuniones y cocteles sus patrocinadores reconocieron que aquel pueblo siempre amenazó, como muchos otros, los privilegios que heredaron por sangre, linaje y maridaje.
Se reunieron entonces, aprovecharonce los militares mordiendo una tajada de prebendas con olor a café, panela, cebada y cardamomo.
…Y se hizo el genocidio.

Justa tampoco nació. Sin embargo convirtiose prematura en madre de muchos miles, existe en la memoria de sus hijos e hijas y quedó impregnada al igual que Anna, en el barro; en el barro acumulado en los caites y zapatos de los hombres y mujeres ixiles, que en labor de parto  esperaron su llegada, anunciada en forma de nahuales acompañados de un Jazmín.
Pero Justa,  su pueblo y sus nahuales fueron para la inteligencia militar un problema de “seguridad nacional”.
En el vieron, según dijeron a la prensa los patrocinadores de aquella Inteligencia, reconociéndose de antaño, la posibilidad de perder la guerra que siguieron por otros medios. Un peligro para la paz dijeron los intelectuales de la impunidad.
Y le siguieron nuevamente reuniones y cocteles…y reconocieron que Justa, la justicia, siempre amenazó sus privilegios, heredados por sangre, linaje y maridaje.

R. Najera.
Septiembre.2013