sábado, 14 de abril de 2012

El Legado de Terror Militar es reivindicado por el gobierno del militar Pérez Molina


Los criminales Teniente Coronel de Infantería Víctor Augusto Quilo Ayuso y General de División Héctor Alejandro Gramajo Morales, serán homenajeados por el gobierno del PP a travez de la ocupación militar de territorios ricos en Bienes Naturales. Las nuevas brigadas militares serán ubicadas una al norte de Guatemala en la Libertad Petén y otra a escasos 32 kilómetros de la Capital del país, en San Juan Sacatepequez, donde comunidades indígenas y campesinas que se oponen al proyecto minero promovido  por una de las familias responsables política y económicamente del genocidio en Guatemala, tienen parado hasta la fecha el avance de este.

Pero ¿quiénes son estos militares que hoy el gobierno reivindica? Alejandro Gramajo fue Ministro de Defensa durante el gobierno de Vinicio Cerezo (1986-1991). En esos años bajo la ingenua esperanza de que todo iniciaba a cambiar la Asociación de Estudiantes Universitarios -AEU- apoyó la huelga de maestros que se realizó en toda la República, entre junio y agosto de 1989.  Se estima que el apoyo estudiantil a los docentes fue uno de los factores que desató la posterior represión en su contra (desaparición y asesinato de 10 miembros de la AEU),  aunque algunos sostienen que uno de los motivos de la magnitud de la represión se debió a que el movimiento estudiantil trabajaba con toda su fuerza para impulsar una Reforma Educativa a lo interno de la USAC.

La AEU participó en el Diálogo Nacional para la búsqueda de la paz, junto con la Unidad de Acción Sindical y Popular (UASP), y apoyó las demandas sindicales, campesinas y populares.  Estas acciones las realizó la AEU a pesar de haber recibido amenazas suscritas por el "Jaguar Justiciero -JJ-  y el Ejército Secreto Anticomunista -ESA-. Ya para inicios de 1989 se respiraba un ambiente tenso en la universidad y pese a que estallara una bomba frente a la casa de Aarón Ochoa, miembro de la coordinadora estudiantil, con un panfleto en el que le acusaban de ser un traidor y estar vinculado con la guerrilla, el movimiento prosiguió confiado.


Agosto Negro, como es recordado tomó por sorpresa a la comunidad universitaria. Fue el mes que, marcó una nueva etapa en la vieja práctica de la guerra de baja intensidad, puesto que en menos de quince días fueron secuestrados diez líderes estudiantiles de la USAC. Fueron detenidos arbitrariamente en distintos lugares de la capital. Cinco de ellos aparecieron ejecutados extrajudicialmente y los otros cinco continúan desaparecidos.

El 18 de septiembre el ministro de la Defensa, Héctor Alejandro Gramajo Morales en una reunión con Americas Watch, Amnistía Internacional y Washington Office on Latin America, WOLA, afirmó -sin una investigación que lo respaldase- que los propios estudiantes eran los responsables de las desapariciones y ejecuciones. Posteriormente, el 27 de septiembre de 1989, en declaraciones concedidas a Reuters, Gramajo sostuvo que los responsables, en tres de los casos, eran traficantes de drogas35  y, en el resto, de la URNG.36  Nunca se conoció el sustento de tales aseveraciones. 

El 11 de septiembre de 1989, tres sobres cerrados dirigidos a miembros de la Coordinadora de la AEU fueron depositados en la recepción de la Rectoría. La nota, suscrita por el Ejército Secreto Anticomunista, ESA, indicaba que sus autores sabían que miembros de la Asociación tenían contacto con la URNG y habían viajado a Costa Rica, México y Nicaragua. La nota aclaraba también que no la enviaban a los otros miembros de la AEU, porque éstos se encontraban en poder del ESA.37  Simultáneamente, según una nota de Prensa, el ministro Gramajo Morales responsabilizó de los hechos "a los dementes de la derecha".38

Gramajo también es reconocido por ciertos sectores como un líder militar e intelectual para un grupo de oficiales jóvenes en aquella época, una suerte de maestro o guía para hoy veteranos de la guerra como Otto Pérez Molina y Mauricio López Bonilla (presidente de la república el primero y ministro de gobernación el segundo).

A continuación les presentamos las fotos y una pequeña reseña de los estudiantes universitarios detenidos, desaparecidos, torturados y asesinados algunos de ellos durante el mandato del general Gramajo como ministro de la Defensa nacional.










En 1995, estando ya retirado, un juez federal de EE UU condenó a Gramajo a pagar indemnizaciones por valor de 47,5 millones de dólares a una monja norteamericana y ocho guatemaltecos que fueron víctimas de la campaña de terror dirigida en los años ochenta por el general.


Por su parte Victor Augusto Quilo Ayuso (hermano del general retirado José Luis Quilo Ayuso uno de los rostros más visibles de la AVEMILGUA) era un militar más del mercenario ejército de Guatemala, quien teniendo el grado de teniente coronel, muere durante un combate contra la guerrilla en el Petén en 1984.

A escasos días que el hijo de Víctor Augusto Quilo Ayuso presentara una denuncia en contra de la misma premio nobel de la Paz la doctora Rigoberta Menchu (entre otras personas) que el gobierno declare una brigada con el nombre del militar caído en combate, es una declaración publica de apoyo político a los ex militares de AVEMILGUA, actualmente procesados por cargos de otros de genocidio y deberes contra la humanidad.

Parte de la denuncia presentada por el hijos de Quilo Ayuso.
 
¡¡¡ NUNCA OLVIDAR !!!
¡¡¡ REPETIR JAMAS !!!
H.I.J.O.S. Guatemala

4 comentarios:

Esperanza dijo...

excelente reportaje, sigan adelante porque hay mucha gente que no olvida y espera justicia por nuestros desaparecidos

Gennaarti dijo...

Espacios como este deberian de existir más!!!! Estos espacios instruyen a los jovenes, les muestra lo que ocurrio el pasado para aprender de el y no repetirlo JAMAS!! Que verguenza dan ahora la asociacion de estudiantes de la USAC actuando como vandalos donde tienen mucho en la historia y sus personajes de donde tomar ejemplo de un real coraje por un bien comun justo. Aprendamos del pasado, no lo olvidemos...!

ikarus dijo...

Ciertamente el fascismo y el autoritarismo abusivo son flagelos que aun hoy nos lastiman... Cuando leo extractos de historias como estas, inmenso pesar me embarga y la frustración me provoca... Quisiera hacer mas que solo leer y lamentar, quisiera poder luchar y demostrar que hoy no Estamos solos, ni estamos dispuestos a Morir sin dejar nuestra huella.

CPR Urbana dijo...

no olvidaremos pero es solo en las calles que se construye la memoria con compromiso. salgamos a disputar la memoria rebelde de un pueblo que dice NO MAS IMPUNIDAD MILITAR, NO A LA CONTINUIDAD DEL PLAN DE DESPOJO