martes, 29 de julio de 2014

Fallece Clemente Vasquez Mateo, primer testigo juicio por genocidio y deberes de humanidad, contra el pueblo Ixil




La tierra tembló porque ella sabía que la impunidad no había sido todavía vencida: tembló de ira, y con toda razón. Pero a la larga la tierra, la madre, volverá a reconocerse en este mundo que miente cada vez que dice que es eterno como la impunidad y la injusticia” Eduardo Galeano
Durante la la noche del día 28 de julio, los medios de comunicación televisivos y escritos anunciaron en vasta notas breves que en el occidente del país llovía y temblaba; en la región central fuertes vientos y tormentas; la naturaleza nos informaba que pronto nos dejaría un gran hombre, uno más de los miles de hombres y mujeres que lucharon toda su vida buscando paz a travez de la  justicia por el genocidio sufrido y los crímenes de lesa humanidad cometidos por el Ejército de Guatemala.
En la madrugada de hoy (5:00 a.m del 29 de julio 2014) el señor Clemente Vásquez Mateo falleció, en su casa de la aldea Villa Hortencia Antigua, del municipio San Juan Cotzal. Sobreviviente del genocidio, don Clemente se nos fue con toda la dignidad que caracteriza a su pueblo. Se nos fue dejando a su familia, comunidad y a los pueblos todos de Guatemala, la herencia de su historia, de su lucha, de la verdad de lo que pasó y la tenacidad en la búsqueda de lo justo.
Cómo a tantos guatemaltecos y guatemaltecas a don Clemente le fallo el sistema, al negarles que la sentencia por genocidio quedara en firme, en contra de ex presidente de facto José Efraín Ríos Montt. El Estado de Guatemala le quedó debiendo justicia a don Clemente, a cambio de su dolor y valentía le devolvió impunidad. Pero don Clemente no nos falló a nosotros y nosotras, no le quedó a deber a la vida en lo justo y nos dejó su testimonio en la sentencia por Genocidio.  El señor Clemente, despojado por el ejército de tierras, cosechas, familia nos heredó lo que nunca pudieron arrebatarle: Dignidad, Memoria y el ser Justo.  
Primer testimonio en la sentencia por genocidio y deberes contra humanidad, (transcripción literal) Clemente Vásquez Mateo1: declaró que en el año mil novecientos ochenta y dos vivía en Villa Hortensia Antigua. El veintidós de mayo de mil novecientos ochenta y dos el Ejército llegó a su comunidad a quemar la casa. Él fue a buscar unas cosas para su esposa y familia y se fue para el lugar conocido como Guacamaya y cuando regresó al otro día su esposa estaba muerta junto con una nieta. Unos patrulleros le dijeron que lo estaban velando porque su esposa había muerto, ya que él iba llegando con el maíz que había conseguido. También le dijeron que estaba muerta pero que la estaban cuidando porque sino los chuchos se lo iban a comer.
No podían andar de día solo de noche. Cuando llegó su esposa y su nieta están hechos pedazos cuando vio a su esposa tirada empezó a llorar junto con sus hijos. Junto con sus vecinos los fueron a enterrar. Recuerda que lloraba y tenía mucho dolor. A los quince día volvieron a llegar los del Ejército balearon y mataron. Su hermano mayor estaba enfermo y no miraba, estaba junto a su cuñada y solo le dijeron “bájate y lo balearon”. Antes no tenía lámina sino solo basura y paja. Su hermano y su cuñada se quemaron. A los veinte días volvieron a llegar y capturaron a su hermana y su cuñada quienes eran grandes. Recuerda que se las llevaron pero nunca las volvieron a ver, ni vieron a donde las fueron a matar. Perdieron la vida por El Ejercito. Todo lo que tenía en su casa lo perdió piocha, maíz, frijol, café, ropa, piedra, piedra de moler, mesa y todo. Indicó que tiene mucho dolor por eso pide justicia. Vio todo el daño que hizo el Ejército a su familia y a su comunidad. Lo que dice es la verdad. Indico que ir al Cementerio le da tristeza. El Ejército arrasó con su Aldea. Todo fue culpa del Ejército. El Ejército tuvo un destacamento en la Finca San Francisco y él vivía a una “legua”. En el lugar había una cuadrilla en donde había una galera y llegaban mujeres y hombres. El Ejército salía en la noche a violar a las mujeres. El Ejército hizo mucho daño. Una vez que llegaron a Villa Hortensia y los citaron los mataron y ellos se fueron huyendo. Cuando vieron mataron el ganado. Al siguiente día bajaron ya no había nada. Aguantó hambre. Estaba sin medicinas. Solo comían aguacates, guineos y hierbas. No tenían ni sal. “los patojos tenían jiote”. Su sobrino le dijo que mejor se iba del pueblo de noche a visitar a su familia porque ya no tenían salida porque en el camino había emboscada. Cuando llegó con el Alcalde le dijo “Ahora te vamos a castigar, te vas a la cárcel y mañana vas a salir y te llevamos al Destacamento de Chubul”, por lo que su sobrino cumplió. Al otro día llegaron las visitas y le dieron café y shequitas . El Capitán preguntó cuántos eran los que estaban escondidos en la montaña y le dijeron que eran cien por lo que les indicó que el Capitán que: “Ahora van a presentar porque hay amnistía, presente tal día les voy hacer sus pases” porque como los patrulleros velaban cada aldea. El capitán hizo un paso para ir atraer a los demás compañeros del pueblo. Cuando los fue atraer el Capitán dijo que pasaran al Juzgado que llevaran libro, maíz, para lo patojos. Unos patojos se quedaron en el camino porque no aguantaron. Su esposa Elena Maldonado Lux quien tenía aproximadamente cincuenta años y su nieta se llama Elena Cardona Maldonado. Su hermano mayor se llamaba José Vásquez Mateo y su esposa María Canta, murieron porque quemaron la casa. A teresa López la fueron atraer y la mataron en un río pero su esposo Paulino Pínula está vivo. La mataron junto con Manuel León. A los Patojos los recogieron unas personas. Mataron a Teresa López, Manuel León, Juana López, y Fabián Pínula a quienes los tiraron en un río. Juana lux tenia aproximadamente veinticinco años a quien mataron en la Aldea. En Villa Hortensia el Ejército mató aproximadamente a cincuenta personas y seis de su familia. Reconocieron a las mujeres que eran Cotzales por sus rebozos, unas estaban apuñaladas y con bala. Fue una desgracia lo que sufrió la comunidad. Habían personas que murieron en la montaña, murieron mujeres embarazadas. Estaban escondidos pero por las balaceras de los helicópteros solo abrazaban los palos. Murieron niños y bebés, quienes también murieron camino a Cunén. Un señor grande murió en el camino y lo enterraron. A unos muertos se los comieron los perros por lo que los enterraron. A su esposa la exhumaron. Manifestó que pide justicia y que los hechos no se vuelvan a repetir. A su declaración se le otorga valor probatorio por las razones siguientes: a) Narra la forma en que llegó el Ejército a su comunidad. B) Indica como quemaron su vivienda. C) Indica cómo llegaron a matar a sus familiares. D) Hace ver que murieron bebés, entre las personas que mataron en la comunidad. E) El testigo indicó claramente que vio lo ocurrido.
1 Consultado http://www.paraqueseconozca.blogspot.com.es/; 6ta parte, sentencia por genocidio. Sentencia C-01076-2011-00015 OF.2º . Folio 367 y 368; consultado el día 29 de Julio de 2014.

4 comentarios:

JORGE VINICIO SANTOS GONZALEZ dijo...

Mis calumniadores me cautivan sexualmente con la necrofilia voyeurista con sobornarme masoquista como tambien me disuaden de mi masoquismo cuando me infieren con las circunstancias atenuantes de difamarme morboso. Por tales circunstancias, necesito de que me salven mis secuaces sexuales de mi masoquismo porque las bastardas me están arbitrando sexualmente.

Atentamente:
Jorge Vinicio Santos Gonzalez,
Documento de identificacion personal:
1999-01058-0101 Guatemala,
Cédula de Vecindad:
ORDEN: A-1, REGISTRO: 825,466,
Ciudadano de Guatemala de la América Central.

VINICIO SANTOS dijo...

Llevo una vida sexual marginada y póstuma por mis especuladores donde en cualquier momento puedo morir afligido por consecuencia de la calumnia sexual que me porfiaron las suspicaces como un fraude apologal de 25 años de conspiracion popular por las calumnias de prevaricador y de violador sexual masoquista por una ignominia sexual popular frustrada por mis calumniadores donde tambien morirían mis encarnaciones divinas de los Dioses aborigenes del mundo y de Guatemala como tambien del cristianismo y de los extraterrestres con la consecuencia de la division popular por la destruccion de la religion de cada cultura. Mi solucion es mi estado de coptacion masturbatoria por mis secuaces sexuales de mi masoquismo. Mis secuestradores de las bandas de plagiarios me están especulando apologalmente para esclavizarme con la paz del mundo en vez de privilegiarme como lider de la paz del mundo por causa de mis calumniadores a quienes desean libertarlos de la esclavitud virtual de gobernar conmigo el mundo porque fueron convertidos paranormalmente como mis súbditos. Los tales me están mercanciando con la paz del mundo en intervalo con la libertad de mis calumniadores para destruirme de la paz del mundo inminente a perderse por mi muerte.

Atentamente:
Jorge Vinicio Santos Gonzalez,
Documento de identificacion personal:
1999-01058-0101 Guatemala,
Cédula de Vecindad:
ORDEN: A-1, REGISTRO: 825,466,
Ciudadano de Guatemala de la América Central.

VINICIO SANTOS dijo...

Solicito lincharme sexualmente por mis vecinas de esbelto dorso del sector los claveles de residenciales San José para pedorrearme a pantalones perfilados agudos masturbatoriamente precoz de mi ceñido calzoncillo machacando un harapo boquiabajo a bate para preservarme casto de emergerme a sus dorsos en las puertas abiertas de sus casas ya sea callejeramente u hogareñamente despejado de mis intrusos varoniles como área macabra de castigarme.

Atentamente:
Jorge Vinicio Santos Gonzalez,
Documento de identificacion personal:
1999-01058-0101 Guatemala,
Cédula de Vecindad:
ORDEN: A-1, REGISTRO: 825,466,
Ciudadano de Guatemala de la América Central.

VINICIO SANTOS dijo...

Peerme abnegado del coito con saturarme voyeurista por la eminente silueta de los exorbitantes pantalones dorsales de las secuaces de mi transversal masturbacion indumentaria de mi investidura a mi machaque declinado a un harapo por convulsionarme orgasmo de hostigarme por un prominente bate extasiante de convalecerme fidedigno por conservarme casto de recatarme lascivo para humillarme mancillante de mi insulsa impertinencia agobiante de enajenarme vehemente. El violador sexual es un frustrado coital de las petulantes y el pedofílico es un objeto sexual de las niñas concupiscentes de los adultos. Me porfiaron masoquista.
Mis calumniadores surrealistas de los vórtices virtuales que me exploran esotéricamente desde el año de 1,992 bajo las calumnias de prevaricador y de violador sexual masoquista por un linchamiento sexual popular frustrado por los tales como fraude sexual me improvisaron esotéricamente para difamarme de premeditado como tambien de impostor únicamente para perplejarme con la gente. Mis calumniadores contiguos a mi casa son cómplices de mis corresponsales polares de tales vórtices virtuales que me exploran esotéricamente desde el año de 1,992 para calumniarme consecuentemente de violador sexual masoquista pero con el perjurio de calumniarme de victimario a través de improvisarme esotéricamente como secuencia agravante de la responsabilidad que evolucionó en la calumnia inverosímil de victimario por la premeditacion de la gente y de mis calumniadores.

Atentamente:
Jorge Vinicio Santos Gonzalez,
Documento de identificacion personal:
1999-01058-0101 Guatemala,
Cédula de Vecindad:
ORDEN: A-1, REGISTRO: 825,466,
Ciudadano de Guatemala de la América Central.